Historias de Adolescentes

“Conociendo mi perdición” Capítulo 4

Para nuestra licenciatura de preparatoria, se acercó y me dijo que me quería, desapareció y no lo volví a ver hasta finales de año. Ahí empezaron los problemas. Muchos abrazos y demostraciones varias de cariño activaron los celos de Sol. Le hizo una escena de celos frente mío y luego cuando le pregunte como iba su relación con él me dijo que ese no era mi problema que no me metiera. Le pregunté a él qué pasaba y confirmó mis sospechas.

Él me tenía mucha confianza, así que me comentó que se iría de vacaciones con ella, me resigné a no tener ningún tipo de comunicación, no tener nada con él.

Se acercaba el cumpleaños de él y yo la llamé a ella para poder desearle a él un feliz cumpleaños, pero él estaba en su casa… Me conecté esperando que apareciera y así sucedió. Mientras conversábamos me comentó que se iría de la ciudad por el traslado de trabajo de su padre, me comentó que no sabía cómo decirle a Sol. Y por último me pregunto si podíamos vernos…

  • ¿Te parece en la tarde?- le dije como respuesta.
  • No, me gustaría desde la mañana, para que pasemos todo el día juntos…

Pregunte si podía y me dieron permiso. Me levanté temprano y salí. Espere en la plaza alrededor de 30 minutos, cuando llego me abrazó, y al mirarlo me percaté que sus ojos estaban rojos e hinchados.

Caminamos al parque, nos sentamos en el pasto, y se puso en mis brazos para que le hiciera cariño, conversamos y así estuvimos mucho rato… él rozaba sus labios en mi rostro, me sentía en otro mundo…

  • Ven…- dijo acostándose en el pasto.
  • No- le respondí, quedándome sentada.

De la nada él me tomó y me dejo enfrente de él, tendidos en el pasto. Por primera vez lo miraba a los ojos. Estábamos cerca y yo acariciaba sus mejillas.

  • No deberíamos estar de esta forma- dije rompiendo el silencio.
  • Lo sé…
  • Bueno… en todo caso no siento nada- agregué sínicamente.
  • En serio- dijo  y se acercó un poco más- Y ahora…
  • Tampoco…- se acercó tanto que nos separaban unos milímetros, podía sentir su respiración.
  • Segura…
  • No… ¿qué quieres?- contesté, mi cuerpo temblaba por completo.
  • Darte un beso- dijo a mi oído. Trate de zafarme pero él lo impidió- ¿Y tú?- agregó
  • No sé… ¡no sé!- contesté iba a levantarme y él me dio un fugaz beso
  • Listo… dijo y me volvió a tirar hacia a él- Quiero más…- agregó dándome pequeños besos en los labios- ¿estás segura?…

Contestaba no sé una y otra vez, y entonces él me besó, y luego de un momento me sentí aferrada a su cuerpo besándolo con intensidad… Era la primera vez que besaba a alguien… y con el novio de mi mejor amiga. Qué mal, sin embargo por primera vez oía lo que decía mi corazón, no me importaban, en aquel momento, las consecuencias de aquel acto.

  • Ven vamos a caminar…- dijo ya levantándose definitivamente

Lo seguí y me llevaba abrazada…

  • ¿Pasó?…
  • Si…-contesté.

Volvimos a mirarnos y nuevamente me besó. Conversamos un instante de lo sucedido y le dije todo lo que sentía desde el comienzo, llegamos al acuerdo de no contar lo sucedido a ninguno de nuestros conocidos…

  • Además no quiero arruinar tu amistad con Sol.
  • Uuuy, qué considerado- le conteste irónicamente

Nos pusimos en otro lado del parque y nos sentamos lejos, quizás para no caer en tentación. Me acosté en el pasto cerrando mis ojos, luego de un rato lo sentí a mi lado. Comenzó hacerme cosquillas, quedamos frente a frente y volvimos a besarnos. Nos sentamos y lo abracé…

  • No me aprietes tanto- dijo riendo.
  • Bah, tengo que aprovechar…- le contesté y el acaricio mi rostro lentamente y posó nuevamente sus labios en los míos.

La situación se estaba yendo de nuestras manos, así que caminamos hacia la casa de un amigo, que iba a salir pero cuando llegamos le dio flojera. Molestamos un poco y cuando nos quedamos solos él volvió a besarme. Temía que nos viera, ya que conocía a Sol, sabía que ellos era novios.

  • Casi…- dijo él, yo estaba histérica-feliz. Me llamaron por celular así que debía volver a mi casa. Lo fui a dejar, íbamos en silencio pero él lo rompió.- ¡Qué día!

Justo venía su autobús, mi iba a dar un beso en la boca, no obstante yo se lo di en la mejilla… y esa fue la última vez que lo vi en ese verano…

Fin Cap. 4

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s