Ida sin regreso (Cuento corto)

Siempre había deseado conocer Santiago. He oído hablar de aquella enorme ciudad que centraliza al país, durante toda mi vida, y hoy es el gran día en que la veré con mis propios ojos.

  Aquí estoy de pie observando la Estación Central, y recuerdo que en siete días más debo regresar a mi tierra natal.

  Sin previo aviso un tipo se me acerca y amablemente me pide limosna, yo me niego, entonces saca un arma y dispara a quemarropa en mi pecho, jamás pensé que esto me pasaría, que un viaje de vacaciones sería solamente de ida y sin regreso.