Vida Universitaria

Diversas Personalidades (Capítulo Final)

Desde entonces que Esteban se fue al extranjero y Tina se traslado de ciudad por el trabajo de su padre. Aimary y yo llevamos 5 meses, durante los cuales he discutido mucho con ella a causa de que está preocupada por Esteban. El día en que él llegaba lo fuimos a recibir al aeropuerto. Al verlo tanto ella como yo quedamos atónitos. Venia con un niñito en sus brazos era casi igual que él a excepción de sus ojos que eran del color de la mujer que venia a su lado, ella era alta, de pelo corto y rubia. Ellos se nos acercaron.

– ¿Quién les dijo que llegaba hoy?, no tenían por que haber venido así que chao- hablo Esteban.               

– No la presentas- dijo Aimary.          

– ¿Presentarla?, claro ella es Febe y el mi hijo Alexander.           

– ¿Hijo? – dijimos Aimary y yo.         

– Si, tiene 2 años. Los traje a vivir conmigo ahora pueden irse         

– Claro- dijo Aimary- vamos Pablo.         

– Si, chao Esteban, cuídalos, Febe, Alex- dije.      

Durante el trayecto ella no dijo nada, iba cabizbaja.

– ¿Aún te gusta Esteban?, todavía no consigo que solo pienses en mi.      

– No puedo evitar, pero eso no quiere decir que no te quiera, has ganado mucho más que ninguno diría yo.    

– Si lo sé, me he dado cuenta, ves que soy irresistible.      

Ella rió y dijo:

– Tú eres el único que no ha cambiado sigues igual de orgulloso y creído, pero no importa porque así y todo me gustas- respondió.       

– lo sé perfectamente- dije ya más alegre.    

Cierto día Aimary y yo estábamos solos en mi casa, era una oportunidad única y la empecé a seducir, la besaba, estaba funcionando. Cuando ya estábamos, ambos, sin camisa ella me separó.

– No por favor      

– Eres una… imbécil ¡ándate!, he esperado tanto y tú lo único que haces es pensar en ese idiota. Vete.       

Ella se puso a llorar se vistió y se fue sin decir ni una palabra. Camino triste, se sentó, en el parque, Esteban la vio y se acerco.

– ¿Qué te pasa?, no debes llorar.      

– ¿Te molestaría dejarme sola? – dijo Aimary          

– No es el momento de estar sola            

Y sin decir más ella se paró y se fue, pero él la detuvo.

– No te iras- y la abrazó, luego le tomaría la cara para besarla, pero ella le dijo.       

– No le haré esto a Pablo ni tu a tu pareja- al decir esta se fue corriendo dejándolo solo.         

Luego de que discutimos me arrepentí de lo que dije y salí a buscarla. En el parque me encontré con Esteban.

– Pablo, ¿qué le dijiste para que estuviera así?, no te entiendo, hiciste tanto para estar con ella.     

– ¿Para donde se fue?    

Pero no respondió, entonces salí corriendo, la busqué, pero no la encontré. Esteban la fue a ver y la abrazo para consolarla, pero como hombre tuvo el deseo de tenerla. Comenzó a besarla y ella se dejó, siguió por desvestirla, todo continuo su curso esperado. Cuando acabaron Esteban la besó en la frente. 

– ¿Por qué? Esteban yo…- y se puso a llorar.          

– Eres linda, pero esto no debió ocurrir nosotros tenemos pareja- se levanto y comenzó a vestirse.     

 – Si lo mejor será no vernos- respondió Aimary.   

Al despedirse Esteban no lo pudo evitar y la besó. Como se habían puesto de acuerdo no se volvieron a ver, al mes supe que Esteban se había ido a vivir con su pareja e hijo a Inglaterra. Cuando volví a verla ella no me hablaba, si a penas me miraba.

El día viernes Tina vino a verme lo que dijo e hicimos aún me pesa en la conciencia……     

– Mira he venido decidida a todo- habló Tina           

– Si que……- pero no termine por que se abalanzó sobre mi. Estábamos en lo mejor cuando entraron.       

– Pablo, estaba la puerta abierta y pa……- era Aimary, que no se puso más roja porque no podía, al vernos salió corriendo. Al hacerlo cruzó la calle sin mirar y.… la atropello un camión. Estaba grave en el hospital.           

– Todo es culpa mía- dije cuando llegamos Tina y yo a la clínica.      

– Ella estará bien, se que no es lugar, pero, ¿quieres pololear conmigo? – preguntó Tina          

– No es el momento- respondí.   

– Piénsalo. Creo que hay que avisarle a Esteban- dijo.   

No respondí porque solo el hecho de decirle a Esteban me asustaba. Él llegó a la semana y casi me mata. El doctor hizo muchos exámenes y no dijo que ella a causa del accidente quedaría vegetal, solo atinamos a quedarnos en silencio. Uno por uno paso a verla primero Tina.

– Que pena verte así. Te diré una coso me quedare con Pablo, el necesita de alguien a su lado- y salió. En seguida entre yo.       

– Aimary- comencé- daría mi vida para que tu estés bien- y no pude seguir porque de mis ojos empezaron a brotar lagrimas muy sinceras. Estuve mucho rato con ella hasta que me pidieron salir para que entrara Esteban. Estuvo mucho rato en silencio, solo miraba por la ventana, luego habló:       

– Ahora que tú estas así me di cuenta de que te amo y que jamás debí dejarte, no sabes cuanto me arrepiento- se agacho y la beso primero en la frente y luego en los labios. Al salir dijo:          

– El doctor me dijo que el embarazo seguirá su curso a pesar de…- pero no termino- cuidare muy bien de nuestro hijo, será el mejor recuerdo de nuestro amor……- terminó.      

FIN

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s