Historias de fantasía y vida cotidiana

¡No te puede gustar ÉL! Cap. II

Llevo un par de meses trabajando para una agencia que organiza la alimentación de los actores que están en rodaje. Es bastante sencilla, pero le va bastante bien. Trabajamos los meses que duran las grabaciones y luego esperamos a que nos llamen de nuevo.

Mi empleo es de media jornada, mientras en las tardes perfecciono mi uso del idioma chino y valido mi profesión. Mi jefe es amable y de buen trato. La vida me sonríe, pero… me gusta el drama y aún no me siento completa, extraño a mi familia y sobre todo al que fue mi compañero de vida por mucho tiempo y que la pandemia se llevó.

  • Anais, ven para acá – dice mi jefe, que es lo único que sabe decir en español.
  • ¿Qué pasa? – digo acercándome a su oficina.

Me comenta que el estudio de un actor, solicito a una persona para atender los horarios de comida de esta persona. De preferencia alguien de bajo perfil y mi jefe les habló de mí, me cuenta que les interese porque manejo poco el idioma y así no estaré molestando a esta celebridad.

  • Aunque hablara perfectamente chino, mi trabajo no es hacer vida social – le digo a mi jefe en un chino bien arcaico.

Se ríe y me consulta si aceptaré, claramente esto me entretendrá varios meses y debo viajar con el actor, que a todo esto no sé quien es. Si tomo este trabajo pausaré mis clases de idioma y mis trámites… pero es bien pagado…

  • Ok Sr. Chén, acepto.

Me da la mano cerrando el trato y me dice que tendré 5 días para preparar todo. Supongo que lo conoceré pronto, un actor que me tendrá como su sirvienta, que puede pasar…

Llego al estudio para conocer a mi empleador y afinar detalles, se han tomado la molestia de tener un traductor para que podamos entendernos mejor. Es agradable hablar con alguien que maneja mi idioma nativo, nos reímos y congeniamos bastante bien. Justo antes de comenzar la reunión me pregunta si puede tener mi line para estar en contacto y quizás salir a beber algo cuando vuelva del viaje. Acepto sin pensarlo dos veces, al final tener un amigo no está demás.

  • Ahí vienen, hay que ponerse serio… modo trabajo – dice Jian, quien sonríe y luego cambia a una actitud formal.

Me acomodo en mi puesto y arreglo mi chaqueta. Entran dos hombres altos seguido de un chico con mascarilla otro con traje y dos hombres más tras ellos. Saludan cortésmente y el chico de mascarilla y el de traje se sientan. Supongo que son mis nuevos jefes. Cuando se saca el cubrebocas no puedo evitar sorprenderme. Es un chico de mi edad, de tes muy blanca, grandes ojos cafés y sonrisa amplia… Creo haberlo visto… pero no estoy segura.

  • Él es Inari Wang- dice Jian- Te encargarás de su alimentación por el tiempo que dure el rodaje, lleva una dieta especifica porque es alérgico al gluten y lo supo hace poco. Cualquier error en su alimentación puede ser fatal y puedes ser demandada por eso.

Escucho atentamente todo lo que me dicen sin dejar de mirarlo, el me mira y sonríe tímidamente, quita sus ojos de mi mirada y vuelve a colocarse la mascarilla.

  • La última instrucción es la más importante – continua Jian- no puedes establecer ningún tipo de comunicación con él, más que lo relacionado con sus horarios de comida. No quieren ningún tipo de problemas, ya que, ha estado envuelto en algunas polémicas. Si estás de acuerdo con todo y aceptas, en 5 días podrás irte con ellos.

Cuando termina de hablar lo recuerdo, es el chico de las noticias, no tengo idea de que pasó, poco me importa y necesito este trabajo.

  • 我同意 – acepto contesto con mi mejor chino. Y estiro mi mano para cerrar el trato, pensando que el hombre de traje la estrecharía, pero no, es Inari quien lo hace y me sonríe con la mirada.

Su compañero lo mira con desaprobación, pero no parece importarle. Suelta mi mano y se va, mientras se queda el acompañante con el contrato para que lo firme. Cuando se retira Jian se relaja.

  • No pensé que Wang estaría contigo… ten cuidado, siempre está en polémicas y su fandom es bien tóxico.

Me mata la curiosidad por preguntar que pasó, pero no quiero que se me note, así que simplemente digo:

  • Cuando vuelva, y si es tan estresante como parece, salgamos a divertirnos por ahí.

Jian sonríe y se despide. Probemos que tan difícil puede ser trabajar con Inari Wang.

Fin Cap.2

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s