Historias de fantasía y vida cotidiana

¡No te puede gustar ÉL! Cap. XI

El fin de semana que pasó en mi casa fue muy extraño pero tranquilo, las fans se fueron durante la madrugada. Pero volvieron al día siguiente. Sólo cuando llegó la fuerza policial se fueron y él pudo volver a su departamento. A pesar del estrés de esos días, su agente, mencionó que se veía más tranquilo que en otras ocasiones.

Cuando se lo mencioné Jian, no pareció molestarle, pero me dijo que tuviera mucho cuidado con sus fans, que se ponían muy intensas cuando se daban cuenta que había alguien cercano a él.

  • No sé si llamarme como alguien cercana a él. Pero tienes razón, debo cuidarme.
  • Imagina te agarran fuera de su apartamento y te increpan, no entenderán que sólo trabajas para él.

No había pensado en eso, pero Jian tiene razón, mi seguridad no está bien a su lado… quizás deba conversarlo con su agente. Y así lo hago cuando lo veo:

  • Necesito conversar contigo…
  • Dime…
  • Es sobre mi horario… por lo que pasó últimamente, considero prudente irme una hora antes… las fans de Inari han estado bien intensas últimamente…
  • ¿Sabes cuál es el motivo de eso?
  • No realmente…

Me mira y sonríe, duda si hablar, pero lo hace…

  • Hace un mes en una entrevista, como siempre, le consultaron sobre su estado sentimental… Y él sólo dijo que su corazón estaba ocupado pero que nunca tendrá una respuesta positiva. Las redes explotaron y empezaron a averiguar quién podría ser. Pero no tienen nada. Así que esperan a ver si consiguen descubrir su secreto.
  • En fin… se le ocurre hablar estupideces… Puedes irte apenas esté todo listo, entiendo tu preocupación…

Me retiro de la oficina, vuelvo a repetirme como muchas veces que no puedo creer que su vida sea así de complicada.

Realizo mis tareas y termino temprano. Dejo todo anotado para que no se equivoque y salgo del edificio. Ya hay chicas afuera, una de ellas se me acerca.

  • Hola… sabes, siempre te vemos salir de acá, ¿qué vienes hacer?
  • Hola… yo hago el aseo en algunos departamentos.

No espera que diga nada más y le grita al resto que no hay nada de que preocuparse “Que sólo hago el aseo” se aleja de mí y sigue esperando a Inari como el resto.

Camino a mi curso de idioma intensivo, pensado que este fin de semana podré alejarme de la toxicidad que emanan esas personas.

Fin Cap. XI

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s