All posts by Issei

¡No te puede gustar ÉL! Cap. X

Primer fin de semana que no podré ver a Jian, primero de 3, me toca trabajar en casa de Inari. Horario completo, no tengo ganas de estar en mi casa… Pero los planes cambian de un momento a otro.

Estoy cocinando tranquilamente mientras Inari está fuera de casa… suena el teléfono y contesto.

  • ¿Puedes ir a tu casa ahora? Necesito tu dirección.
  • ¿Inari?
  • Por favor…

Se escucha complicado, le doy mi dirección y mi clave para entrar, le digo que avisaré en conserjería. Tomo lo necesario de su casa y salgo del edificio. Hay más fans que otros días y algunas intentan entrar al edificio. Escucho como murmuran el número de su departamento, pero no están seguras. Camino discretamente y tomo un taxi hacia mi departamento que queda a 1 hora del de él.

Llego a mi casa y lo veo durmiendo en mi sillón. Mi departamento es pequeño y simple, pero él parece cómodo.

  • Inari, despierta ¿qué pasó?
  • Aaaah… Llegaste…- dice bostezando – se filtró mi agenda, con horarios y la llegada a mi departamento. Me avisaron y necesitaba esconderme un momento. Fue una jornada agotadora…- continúa diciendo – trajiste de todo, eres maravillosa…
  • Supuse que te quedaras todo el fin de semana. Hay ropa de cambio para 3 días, comida y artículos de aseo. O sea, puedes quedar hoy y volver mañana a tu departamento.
  • ¿Tu novio no se molesta…?
  • Se lo contaré cuando conversemos, pero lo dudo.

Sonríe y me pregunta si puede darse un baño, le indico donde está el baño y le dejo para que se ponga cómodo…

  • Mi departamento es sencillo…yo espero que eso no te incomode.
  • No… yo sólo agradezco que me abras las puertas de tu hogar y me cuides.

Entra al baño antes de que pueda decir cualquier cosa. Pongo música y me pongo a cocinar. Aunque esté en mi casa aún tiene horarios que cumplir. Pasamos el día juntos en ese espacio… es entretenido estar con él.

  • ¿Te gusta este tipo de vida? – le pregunto mientras vemos tv
  • Si y no… me gusta lo que hago, pero tiene sus costos… Cómo hoy, las fans son intensas e invasivas… pero las entiendo… aunque no pueda tener una vida “tranquila”

Lo miro y se ve triste, cansado, pero aun así su sonrisa es dulce. Mi mira y toma mi mano.

  • Gracias.
  • ¿Por? No he hecho nada más que trabajar.
  • Eres una buena amiga. Podrías no haberme recibido, yo podría estar en un hotel esperando a que baje el hype, pero estoy acá, recibiendo un buen momento. Eso es impagable.

Se levanta y me da un beso en la mejilla mientras se dirige a la habitación de invitados donde acomodé sus cosas para que duerma. Cierra la puerta y me quedo en silencio pensado en lo que acaba de ocurrir.

Fin Cap. X

¡No te puede gustar ÉL! Cap. IX

Luego de dejar las condiciones de trabajo bien claras y precisas, comencé a trabajar con Inari. No conversamos mucho, ya que por el momento sólo veo su alimentación en casa dejando todo listo para cuando él vuelve.

Mientras ordeno todo, escucho la radio una canción… La voz es dulce y acogedora, me ayuda a concentrarme en lo que estoy haciendo…

  • No sabía que apreciabas la buena música – dice Inari, provocándome un buen susto.
  • ¿Sabes quién la canta?
  • No, sólo puse la radio…

Entonces baja el volumen y comienza a cantar… No puedo creerlo, cómo no reconocí su voz. Escucharlo en vivo es de otro planeta…

  • Woow, no puedo decirlo de otra manera… Suenas muy bien!!
  • Gracias…- su rostro se ruboriza y deja de cantar – Es extraño cantarle a sola a alguien…
  • Vamos, debes salir con muchas chicas o chicos y usar este tipo de encantos…
  • Desde que soy un personaje público, no tengo muchas salidas… No está en mi agenda y quienes se han acercado a mí, siempre es con una segunda intención.

Se sienta en el sofá, le sirvo un té y le comento que está todo listo para que cene y lo que debe comer mañana al desayuno. Mi mira y sonríe.

  • ¿Te parece si tomas el té conmigo? Siempre te marchas temprano, casi no conversamos y la verdad quiero tener una amistad contigo. Lo digo en serio…
  • Está bien… si somos amigos y no te pones estúpido, podremos llevarnos muy bien.

Se ríe muy fuerte y me sirvo un té para conversar un momento y hablar de la vida. Su actitud es diferente a cuando estábamos de viaje. Quizás se resignó a que podemos ser algo más y está bien.

Termino mi té y él sabe que me tengo que ir. Sabe mi horario y las tareas que hago luego de que se termina mi horario laboral.

  • Que te vaya bien Anaís.
  • ¡Gracias!

Tomo mis cosas y salgo del departamento. Hay un grupo de gente fuera del edificio. Chicas con carteles de amor hacia Inari. Me miran con recelo, pero yo sigo con mi camino. No miro hacia atrás, pero me da tristeza pensar que él vive eso cada día, que no puede tener una vida normal.

Perdida en mis pensamientos camino hacia mi curso intensivo del idioma. Suena mi teléfono. Es Jian, nos vemos cuando podemos, pero conversamos mucho por Line. Está trabajando fuera de la ciudad por 3 meses, con posibilidad que sean 6 meses, viaja entre semanas a verme y sino puede yo viajo. Eso tuve que transarlo en mi trabajo, nada complejo, pero me significa los viernes dejar la minuta y todo detallado para el fin de semana.

Jian no podrá venir a verme en 3 fines de semana seguidos y yo no podré viajar a verlo. Pero trabajo es trabajo, pienso.

Es un poco frustrante pensar es que tengo una relación que a veces es a distancia y que ya han pasado 6 meses desde que comenzamos. Él es un chico espectacular y su familia me trata muy bien, aunque aún les cuesta asumir que una extranjera está con su hijo. Su padre fue directo, no le desagrado, pero no es lo que esperaba para su hijo. Nada que hacer, trato de ser lo más correcta cuando estamos todos.

Además de eso, todo muy bien, aunque hoy después de hablar con él, he quedado con una sensación de tristeza infinita.

Fin cap. IX

¡No te puede gustar ÉL! Cap. VIII

Jian siempre puntual llega buscarme, debo tener el peor rostro de la vida porque luce preocupado.

  • ¿Estás bien? – me rodea con sus brazos y sólo me hundo en ese momento. Sé que todos están pendientes de este tipo de demostración de afecto, pero ya nada me importa.
  • No realmente… vino Wang…
  • ¿En serio? Se demoro un mes en buscarte, pensé que sería menos tiempo.
  • No es chistoso. Piensa que eres mi novio. Quiere ofrecerme un trabajo mejor pagado, a tiempo completo.

Vuelve abrazarme y besa mi frente, sonríe y me invita a caminar con él…

  • ¿Le dijiste que también estás prendada de él, que te atrae y que temes enamorarte de él?
  • Jajaja… no te cuento las cosas para que seas así. Rechacé la oferta. Tengo otros planes y lo sabes.

Caminamos mientras resolvemos la situación, Jian cree que el dinero no me vendría mal. Que debería aceptar…

  • Si él cree que soy tu novio y eso hará que te deje tranquila y que sólo sea trabajo, seamos novios…
  • No te haría eso… ser novios de mentiras, no, no… – mientras respondo, se acerca y sutilmente besa mis labios… me quedo estupefacta…
  • No de mentiras, real… un novio de verdad…Pensé que luego de conocernos durante un poco más de 7 meses habías notado que me gustas, eres mi amiga y todo eso… Pero no creo que este de más probar si esto funciona…

Jian es una persona grandiosa y hermosa… ¿está bien que acepte? Soy la peor persona del mundo si estoy tomando la opción que me ofrece…

  • No te diré que lo pienses… decide ahora… ¿probamos?

No estoy segura, la amistad es diferente a una relación… Jian tiene varias chicas tras él que ha rechazado en este tiem… oooh ahora ya sé porque las rechaza…

  • Prometes que, si no resulta, podremos seguir de amigos…
  • Si, no hay problema con eso. Aunque no pensé que te lo diría así… en esta situación en que otro chico también te quiere con él…Pero si no es ahora… ¿Cuándo?

Sonrío y lo abrazo, está bien si probamos y resulta…

  • Pero no aceptaré el trabajo, no quiero. – sonríe y me besa, es extraño, pero se siente bien.
  • Tienes un novio que te cuidará de las garras del actor famoso, volverá por ti en una semana, establece tus condiciones. Que si vas a trabajar para él que sea bajo lo que tu requieres.
  • No tienes miedo…
  • ¿De qué? ¿Qué me dejes y te enamores de él? ¿Qué me puedas engañar?
  • No realmente, no hay nada de ti que me cause desconfianza… ¿de él? Todo… pero en tu vida real, siempre estoy yo… él puede querer ser parte de tu vida, pero no podrá…
  • Vamos a mi departamento y pensemos en los términos… Pero esperaré a que vengan de nuevo por mi…

Caminamos de la mano, mientras conversamos de la vida… Se siente bien volver a tener una relación… se siente bien que tu pareja sea una persona que es tu amigo… Alguien real con una vida en calma y no acelerada…

Fin Cap. 8

¡No te puede gustar ÉL! Cap. VII

El silencio aumenta, la tensión se siente…

  • ¿Qué quieres?, mientras más corta esta conversación más pronto podré volver a mi trabajo.
  • Ahhh… verdad que tienes una cita más tarde…
  • No seas odioso, di lo que tengas que decir y cortemos esto.
  • Me dijiste que podríamos ser amigos y me bloqueaste, no contestaste ninguna de mis llamadas… Tienes novio y tampoco lo mencionaste, pasamos seis meses juntos, compartimos y luego nada. – su tono de voz era bajo y molesto, tenía los ojos vidriosos como si fuera a romper a llorar. – Pero no vengo a hacer todo este reclamo. Vengo a ofrecerte un trabajo a tiempo completo, mejor remunerado. Tu jefe dijo que dependía de ti.
  • No, estoy bien acá, gracias.
  • No sabes de términos, del dinero… ¿por qué me dices que no?

Que ser más terco el que tengo enfrente. Lo miro a los ojos y comienzo a hablar, sobre lo que quiero hacer, porque no quiero su oferta laboral, que me entienda y me deje en paz.

  • Es que… en serio te necesito, eres la única tan profesional en todo. Quienes han postulado al trabajo quieren acercase a mi porque soy famoso.
  • Es triste… pero no sacrificaré mi vida por estar contigo. Sigue buscando. Porque… si viniste pensando que aceptaría sin más… no me conoces.

Se acerca lo suficiente para sentir su aroma… toma mis manos y agrega:

  • Te doy una semana. Piénsalo y porque no, convérsalo con tu novio.
  • Jajaja… no dudes que le diré… – me levanto y me dirijo a mi oficina, mientras abro la puerta él dice:
  • ¿Realmente es tu novio?

Me giro completa y lo miro:

  • Me tienes harta, mi vida personal no es de tu incumbencia, si Jian es mi novio o no, que deje de importarte. Si quieres que trabaje contigo separa las cosas porque amigos nunca seremos, lo que sucedió fue porque estábamos solos, perdidos en la nada. Basta de este show, puedes tener a cualquiera así que déjame en paz.

Con la poca calma que me queda me voy y me encuentro de frente con mi jefe y el agente.

  • Que ambos sepan que no quiero el trabajo que se me ofrece. Que si mi jefe, me despide, buscaré otro empleo, pero no trabajare para Wang, no quiero una semana para pensarlo.

Ambos hombres me miran asustados, mis compañeros de oficina “trabajan” pero están pendientes de la conversación. Entro a mi oficina, totalmente frustrada por perder el control.

La puerta de mi oficina se abre lentamente, es el agente de Inari…

  • Vengo a disculparme, si Wang hizo algo que la incomodó, lo siento.
  • No hay problema, puede retirarse, tengo trabajo que hacer…
  • Quiero decirle algo más… si me permite…
  • Ya estás aquí, puedes decirme…

Me cuenta lo mismo que Inari, gente poco profesional, buscando polémicas. Eso ha descuidado su salud. Realmente confían en mí y quien propuso la idea de ofrecerme un empleo, para mi sorpresa fue él y no Inari.

  • No sé que te dijo para que te molestaras de esa manera. Él no quería venir, no quería ofrecerte el trabajo. Pero eres la mejor…
  • Gracias, pero no es necesario que continúes. Habla con mi jefe, tengo compañeras que harán una excelente tarea… Yo paso…

Se retira en silencio, cierra mi puerta y yo agarro mi cabeza, basta de esto por favor… no haré un drama de esta situación… Jian llega en unas horas… él sabrá que decirme…

Fin Cap. 7

¡No te puede gustar ÉL! Cap. VI

Ha pasado ya un mes de mi trabajo, no he tenido noticias de Inari, no directamente, pero es tan popular que lo veo en todos lados, en comerciales, programas, shows, etc. ¿Cómo vive así? ¿Cómo tiene una vida personal si todo es trabajo?

Mientras él tiene esa vida acelerada, yo he conocido más gente y he hecho una amistad muy fuerte con Jian, comparto mucho tiempo y siempre estamos para el otro. Tanto así, que conocí a su familia, quienes pensaron que era la novia extranjera.

Perdida en mis pensamientos, siento que mi jefe aparece en mi oficina de la nada.

  • Arregla todo que vienen para acá – está muy acelerado y me costó entender que decía. No pregunté nada e hice lo que me pedía. Al terminar la tarea, me acerqué a él…
  • Jefe, ¿quién viene?
  • El agente de Inari Wang y él mismo.

Me quise morir, insisto que mi vida es peor que los k-dramas. Estoy nerviosa, no quiero dar explicaciones, respiro profundo y pienso en actuar normal. Al final la reunión es con mi jefe y no conmigo. Pregunto si necesita algo más, pero ya no hay nada más que realizar, mis compañeras se harán cargo de todo. Así que vuelvo a mi oficina y cierro la puerta.

Siento como todos están acelerados, veo el auto llegar y la aglomeración de gente afuera de la compañía. Todo es silencio en la oficina. Hasta que veo que el Jefe se encierra en la oficina con ambos. Continuo con mis deberes hasta que se abre la puerta, sin quitar la mirada de mi computador digo:

  • Jefe, ¿necesita algo? – hay un silencio extraño, levanto la mirada y veo al agente de Inari.
  • Buen día, ¿puedo ayudarlo?
  • En la oficina continua te espera Inari. Tienes que ir.

Sin reclamar me levanto y me dirijo donde me indico. Entro sin decir nada y me siento en el sofá, odio a mi jefe que permite que esto pase… mientras pienso que mi odio crece, suena mi celular. Contesto sin pensarlo dos veces.

  • Jian, hola, si, si, pasa por mí hoy y salimos. – con Jian hablo en español – Salgo a las…
  • ¿Hablas en español con tu novio? – El tono de voz de Inari era totalmente inexpresivo. Por primera vez lo miro luego de un mes. Luce delgado, con ojeras marcadas.
  • Cuéntame qué necesitas…

Se sienta en el sofá y me indica que me siente a su lado… no deseo estar a solas con él. Quiero correr y liberarme de esta situación incómoda.

  • Conversemos un momento… eso hacen los amigos, ¿no?

Fin Cap.6

¡No te puede gustar ÉL! Cap. V

No puedo estar en el mismo sitio que él sin sentir su mirada buscando mis ojos. Luego de ese beso. Me busca cuando no se fijan en él, roza mi mano cuando acerco su comida. No diré que me siento acosada porque no es así, pero temo que alguien nos vea y sepa que hay algo ahí.

Entro a su cuarto a limpiar y dejar su ultima comida cuando siento su respiración en mi nuca.

  • Mierda… perdón, me asustaste.
  • No era mi intención… quiero, por ultima vez, pedirte que nos agreguemos a Line, a mi cuenta personal…

Suspiro y lo miro, nuevamente me niego. Toca mis manos y siento como se eriza mi piel ante su tacto. No hace nada más que eso y luego me abraza, sus latidos inundan mis oídos. La sensación al contacto con otro es maravillosa. Lo rodeo con mis brazos y me detengo a escuchar su corazón.

  • ¿De qué forma te explico que realmente me gustas?
  • Seamos amigos – digo interrumpiendo su declaración – es lo único que voy a ofrecerte.
  • Pero…
  • Nada más que amistad.

Sin soltarme dice a mi oído que acepta, intercambiamos contactos. Que mal esta esto. Pero quiero creer que pasa porque estamos lejos de todo, que cuando volvamos tendrá más cosas que hacer que preocuparse de mantener contacto conmigo.

El rodaje llegará a su fin y yo volveré a mi trabajo, porque en la promoción y gira no iré, no está dentro del contrato.

Cuando volvemos después de 6 meses intensos, para mi sorpresa me está esperando Jian, me abraza muy contento. Inari está saludando a sus fans y yo me despido de su representante, quien ha quedado muy conforme con mi trabajo.

Me marcho con Jian, mientras conversamos, siento vibrar mi celular, pero no miro hasta llegar mi casa. “¿Es tu novio?”, Inari manda ese mensaje con una carita molesta. No contesto. No tengo ganas. Entonces decido bloquearlo, dejaré esto hasta acá y se acaban mis problemas, supongo.

Fin Cap. 5

¡No te puede gustar ÉL! Cap. IV

Ha pasado ya la primera semana de licencia de Inari y se nota que está mejor. Se levanta de la cama y hace bromas. Es un chico muy simpático y de trato fácil. Conversamos fluidamente en chino mientras corrige algunas palabras que no puedo pronunciar. Ninguna persona sabe de estos ratos de conversación, ni nada. 
-        Anaís, siéntate a mi lado, siempre estás lejos. – dice Inari, lo observo en silencio, su actitud y vibra emanan coqueteo. 
Que hago ahora, él es tan agradable, tan genial… que voy y me siento a su lado, me muestra fotos de su celular, de lugares en donde ha estado, trabajos que ha hecho y un sinfín de actividades… entonces se detiene y me mira.
  • ¿Crees que podríamos agregarnos a Line? – le devuelvo la mirada con sorpresa – Emm… la verdad es que me interesas bastante.

Esto es broma, esto pasa sólo en las historias y películas. El chico guapo y popular se fija en la desamparada, no me puede estar pasando, ¿acaso soy la protagonista?

  • ¿Qué dices? – insiste y se acerca más aún.
  • No, converso contigo porque me agradas y estamos los dos acá. Pero termina este trabajo y la realidad es que no podemos ser amigos.

Escucho los latidos de su corazón, porque solo hay silencio en la habitación. Se levanta en silencio y se recuesta en la cama.

  • Ningún problema. Podemos volver a como estábamos. Puedes retirarte. Quiero estar solo.

Este chico no resiste el rechazo. Pero no es mucho lo que puedo hacer por él. Mientras voy saliendo suena mi celular es Jian, hacia días que no me llamaba porque estaba con mucho trabajo. Mientras contesto escucho muy bajo un “quisiera ser la persona con la que vas a hablar ahora”

Todo vuelve a la normalidad, nada de conversaciones, nada de miradas ni mucho menos contacto físico. Que, si es mejor así, supongo, aunque me siento agotada, intento darme ánimos todos los días.

La rutina es la misma, hasta que me invitan a comer con el staff, compartir y conocer a los actores y todo el personal. No puedo rechazar la oferta, debo cuidar la alimentación de Inari, por lo que me siento a su lado y cuido que todo lo que le sirvan sean alimentos que pueda comer.

Todos comen y beben a destajo, incluso Inari, quien ya tiene el rostro ruborizado por el alcohol. Me hacen una seña para que me lo lleve a la habitación antes de que se ponga peor. Acepta sin reparo y en silencio me sigue… cuando estamos fuera de la vista de todos y él mirando hacia todos lados toma mi mano y camina en silencio. Intento soltarla, pero no me deja. Seguimos en silencio… hasta llegar a su habitación. Sin soltarme, entramos en la pieza. Nos sentamos en el sofá. Me mira y acerca su rostro al mío, me alejo inmediatamente.

  • Eeepaaa. Me iré ahora.
  • No te gusto ni un poco… hace mucho que no me atraía tanto alguien. Y tú ni luces de hacerme caso alguno.

Suspira y cierra los ojos, esta frustrado y me gusta, pienso que quizás si lo beso una vez me deje tranquila. Quiero besarlo la verdad. Me siento sobre él y tapo con mi mano sus ojos. Le susurro al oído: “esto nunca pasó” y lo beso. Parece un insípido beso de k-drama, hasta que abre su boca y meto mi lengua. Devuelve el beso un poco nervioso, pero sigue el ritmo. Siento el calor en mis mejillas y en su rostro. Sé que si continuamos así tendremos sexo, porque he comprobado que hay química y que nuestros cuerpos responden bien al del otro.

Me detengo en seco y me pongo de pie. Arreglo mi ropa y salgo de la habitación sin mirarlo. Mañana me arrepentiré de esto. Lo sé…

Fin Cap.4

¡No te puede gustar ÉL! Cap. III

Instalarse ha sido todo un caos, todos corren para muchos lados y yo debo preparar todo en los horarios que me han dado. Cumplo al pie de la letra las ordenes y no tengo más comunicación que la necesaria con Inari, con el staff de producción no tengo mucho contacto tampoco, pero he ido practicando mi chino con algunas personas que amablemente han entablado conversación conmigo. Eso sin converso mucho con Jian quien me da ánimos y me hace sentir menos sola. Creo que serán los 6 meses más largo de mi vida.

  • 谢谢… – dice Inari Wang mirándome directo a los ojos, su mirada es penetrante y siento que me escanea, esto me pasa todas las veces desde que trabajo con él. Sólo me retiro en silencio.

Desde lejos miro el rodaje, actúa endemoniadamente bien, en realidad todos lo hacen muy bien. Así pasan mis días, mientras no tenga que cumplir con mis horarios, estoy estudiando, mi rutina es bastante aburrida.

Al mes y medio de trabajo, Inari contrajo una gripe que lo mando a reposo, pero que no paró el rodaje, sino que sólo las escenas donde él actúa (que no son pocas). Ahí mi rol cambio, no sólo debía preocuparme de su alimentación, sino que también de sus remedios, fiebre y de su recuperación, acepté porque era más dinero, algo así como trabajo extra. Esto no hizo que variaran nuestros diálogos, pero si pasábamos mucho más tiempo juntos.

-        如果你愿意照顾我,我们可以谈谈 – miro a Inari y no sé qué pensar… conversar un poco más… ¿esto es parte de mi contrato?… no sé realmente que hacer. - 如果这让你担心,我不会告诉任何人 – continúa diciendo. Que no se lo dirá a ninguna persona… ¿puedo confiar en su palabra si es tan polémico como todos dicen…?
No contesto nada, no quiero arriesgar mi trabajo por su capricho, pero lo entiendo… Debe ser muy aburrido estar enfermo y no tener con quien hablar. Me acerco y me siento al borde de su cama, me mira, su rostro esta sonrojado por la fiebre. Con mi mejor uso del idioma chino le pregunto qué quiere saber.
-        ¿Qué quieres conversar? – su rostro se ilumina y sonríe. Me contesta que todo, de donde vengo, que hago en China, porque acepté el trabajo y un sinfín de preguntas que cuando termina de hacerlas, me rio. – Esta bien.
Tiene una licencia de 2 semanas, por lo que conversación no nos faltará. Se sienta y escucha mi historia atentamente. Hace un par de intervenciones para corregirme, pero lo agradezco. Cuando estoy por retirarme para hacer las compras que me faltan del día me toma la mano… me siento un poco nerviosa, es un chico guapo, con el que no debo tener este tipo de acercamiento. Con toda la calma del mundo le pregunto que necesita. Me suelta y no dice nada. Entonces continuo con lo que iba a hacer… teniendo el corazón a mil.

¡No te puede gustar ÉL! Cap. II

Llevo un par de meses trabajando para una agencia que organiza la alimentación de los actores que están en rodaje. Es bastante sencilla, pero le va bastante bien. Trabajamos los meses que duran las grabaciones y luego esperamos a que nos llamen de nuevo.

Mi empleo es de media jornada, mientras en las tardes perfecciono mi uso del idioma chino y valido mi profesión. Mi jefe es amable y de buen trato. La vida me sonríe, pero… me gusta el drama y aún no me siento completa, extraño a mi familia y sobre todo al que fue mi compañero de vida por mucho tiempo y que la pandemia se llevó.

  • Anais, ven para acá – dice mi jefe, que es lo único que sabe decir en español.
  • ¿Qué pasa? – digo acercándome a su oficina.

Me comenta que el estudio de un actor, solicito a una persona para atender los horarios de comida de esta persona. De preferencia alguien de bajo perfil y mi jefe les habló de mí, me cuenta que les interese porque manejo poco el idioma y así no estaré molestando a esta celebridad.

  • Aunque hablara perfectamente chino, mi trabajo no es hacer vida social – le digo a mi jefe en un chino bien arcaico.

Se ríe y me consulta si aceptaré, claramente esto me entretendrá varios meses y debo viajar con el actor, que a todo esto no sé quien es. Si tomo este trabajo pausaré mis clases de idioma y mis trámites… pero es bien pagado…

  • Ok Sr. Chén, acepto.

Me da la mano cerrando el trato y me dice que tendré 5 días para preparar todo. Supongo que lo conoceré pronto, un actor que me tendrá como su sirvienta, que puede pasar…

Llego al estudio para conocer a mi empleador y afinar detalles, se han tomado la molestia de tener un traductor para que podamos entendernos mejor. Es agradable hablar con alguien que maneja mi idioma nativo, nos reímos y congeniamos bastante bien. Justo antes de comenzar la reunión me pregunta si puede tener mi line para estar en contacto y quizás salir a beber algo cuando vuelva del viaje. Acepto sin pensarlo dos veces, al final tener un amigo no está demás.

  • Ahí vienen, hay que ponerse serio… modo trabajo – dice Jian, quien sonríe y luego cambia a una actitud formal.

Me acomodo en mi puesto y arreglo mi chaqueta. Entran dos hombres altos seguido de un chico con mascarilla otro con traje y dos hombres más tras ellos. Saludan cortésmente y el chico de mascarilla y el de traje se sientan. Supongo que son mis nuevos jefes. Cuando se saca el cubrebocas no puedo evitar sorprenderme. Es un chico de mi edad, de tes muy blanca, grandes ojos cafés y sonrisa amplia… Creo haberlo visto… pero no estoy segura.

  • Él es Inari Wang- dice Jian- Te encargarás de su alimentación por el tiempo que dure el rodaje, lleva una dieta especifica porque es alérgico al gluten y lo supo hace poco. Cualquier error en su alimentación puede ser fatal y puedes ser demandada por eso.

Escucho atentamente todo lo que me dicen sin dejar de mirarlo, el me mira y sonríe tímidamente, quita sus ojos de mi mirada y vuelve a colocarse la mascarilla.

  • La última instrucción es la más importante – continua Jian- no puedes establecer ningún tipo de comunicación con él, más que lo relacionado con sus horarios de comida. No quieren ningún tipo de problemas, ya que, ha estado envuelto en algunas polémicas. Si estás de acuerdo con todo y aceptas, en 5 días podrás irte con ellos.

Cuando termina de hablar lo recuerdo, es el chico de las noticias, no tengo idea de que pasó, poco me importa y necesito este trabajo.

  • 我同意 – acepto contesto con mi mejor chino. Y estiro mi mano para cerrar el trato, pensando que el hombre de traje la estrecharía, pero no, es Inari quien lo hace y me sonríe con la mirada.

Su compañero lo mira con desaprobación, pero no parece importarle. Suelta mi mano y se va, mientras se queda el acompañante con el contrato para que lo firme. Cuando se retira Jian se relaja.

  • No pensé que Wang estaría contigo… ten cuidado, siempre está en polémicas y su fandom es bien tóxico.

Me mata la curiosidad por preguntar que pasó, pero no quiero que se me note, así que simplemente digo:

  • Cuando vuelva, y si es tan estresante como parece, salgamos a divertirnos por ahí.

Jian sonríe y se despide. Probemos que tan difícil puede ser trabajar con Inari Wang.

Fin Cap.2

¡No te puede gustar ÉL!

Se escucha de fondo mi música favorita, estoy tirada en mi sofá asimilando que llevaré una nueva vida, la pandemia y mis decisiones, me han llevado a un nuevo país, con un idioma que no manejo, pero con todas las ganas de iniciar de nuevo.

Estoy cansada por la mudanza, me he instalado con todo y ya pronto empezaré a buscar trabajo, mientras válido mi profesión y puedo comenzar a ejercerla. Quisiera que todo fuera más rápido para detener mi ansiedad, pero la vida sigue su flujo libre, sin detenerse y dejándome a mí con una sensación de inseguridad.

Tomo una botella con agua y me dirijo al balcón a mirar la vista de mi apartamento que da a la ciudad… bella, iluminada y ruidosa a la vez, no sé si podré desarrollarme, si podré superar mis perdidas y transformarme en otra persona, pero al menos estoy intentándolo.

A lo lejos siento el sonido de mi celular, seguramente mi madre quiere saber si llegue bien. Si mi pcr es negativo al llegar acá y si no me raptaron y vendieron mis órganos… Honestamente no quiero contestar… Pero se preocupará si no lo hago.

– Aló… – digo sin ningún ánimo.

– Anais 小姐,我跟她说话 – mierda, no estoy preparada para esto…

Le pido que me hable en inglés, que mi manejo de chino mandarín es muy básico. Amablemente me comienza a hablar y me comentan que envié mi currículo por internet para trabajar con una agencia que trabaja para las productoras de series, (para trabajar en lo que fuera) y me harán una entrevista la semana próxima. A grandes rasgos entiendo que cada vez que rodarán una nueva serie, los llaman y quieren personal nuevo. Acepto y confirmo que iré, que puede salir mal. Tomaré el trabajo que me ofrezcan…

Al cortar la llamada, comienzo a ponerme nerviosa… pero agregar más ansiedad no me ayuda. Enciendo la tv y veo el anuncio de un actor, muy guapo y carismático, he visto alguno de sus trabajos y también he sabido que se ha visto envuelto polémicas. No soy quién para juzgar y aunque me agrada él y su trabajo, no puedo opinar nada de su persona…

Me quedo dormida escuchando las noticias que ni entiendo… estoy agotada y aún queda mucho más por hacer.

Fin Cap.1