Tag Archives: #amor

Epílogo: ¡No te puede gustar ÉL! (Final)

El tiempo pasa sin que ninguno de nosotros se de cuenta, lo peor de esto es que las heridas sanan tan lento que siento como se van cerrando, como se vuelven a abrir cuando me preguntan por ella… ¿Qué pasó? ¿Sobrevivió? ¿Están juntos? ¿Piensas que fuiste su perdición?…

Al comienzo no sabía como enfrentar a los medios, ni siquiera tuve tiempo para procesar lo que estaba pasando en ese momento, ni le había tomado el peso a lo que era ser famoso y tener fans a mi alrededor. Las redes sociales son las peores. Algunas personas apoyaban mi decisión de tener una vida, un amor y dejar todo atrás…Otros tras el atentado y la posterior muerte de Ann, consideraban que había sido un egoísta y que eso provocó todo.

Terminé con algunos contratos antes de tiempo y pagué la multa que eso conllevaba, otros me pidieron que los finalizara al plazo del año, ya que, aun consideraban que era un rostro importante de mi país. Hice todo esto y luego me marché, cerré mis redes sociales y me fui por un tiempo a la casa de mi hermano. De esto ya va más de un año…

Liu ha sido maravilloso, se hizo pasar por mí para hablar con los medios más desagradables, porque yo simplemente no podía hablar de ella. Él un poco más frío abordaba las preguntas y daba la respuesta correcta.

Y la chica que disparó fue detenida y procesada, no la culpo del mar de locuras que pasaban por su cabeza, el blanco siempre fui yo, por no corresponder sus sentimientos. Por no amarla como ella lo hacía. Pero siendo joven y sin experiencias, erro en el disparo…

Todas las noches sueño con eso… Todas las noches lamento mi decisión y que ella tuviera que ir para detenerme, porque en el fondo de mi mente, quiero creer que me amaba tanto y más que a su propia vida, aunque sé que es algo que nunca sabré con certeza.

Como mencioné, me vine con mi hermano por un tiempo, tranquilo sin que nadie supiera de mí, quien soy y a qué me dedico.

He estado desempleado, viviendo de las ganancias de algunos trabajos que he hecho. Aporto en casa, pero evito estar mucho tiempo ahí, simplemente, en ocasiones, camino sin rumbo fijo…

Mi familia se preocupa por mí y Liu suele estar al pendiente de lo que me pasa…

  • ¿Cuánto tiempo más te culparás por lo que pasó con Ann? – mi hermano siempre comienza la discusión sin fin.
  • No lo sé, quizás si yo hubiera muerto ella…
  • No seas estúpido, creo que debes empezar a vivir, era lo que querías hacer antes de ella muriera…

Siempre conversamos largo y tendido, le aseguré que buscaría un empleo, que me distraería saliendo y conociendo personas, aunque no sé si quiero hacerlo y lograrlo, la depresión es tan grande que siento que me hundo en lo más profundo de mi ser.

En ocasiones miro las fotos que tenemos juntos y me pregunto si lo nuestro hubiera funcionado, miro a mi hermano, su familia y en el fondo lo envidio. Él no quiso la vida pública y el espectáculo, y es feliz. Me pregunto porque me equivoque tanto.

Y así siguen pasando los meses, busco trabajo, salgo a bares a conocer gente. Pero nada me llena, nada satisface mi sentimiento de soledad, mis ganas de morir.

Encuentro un empleo de medio tiempo en una oficina a los meses de conversar con Liu. Lo tomo, aunque mi español no es el mejor, pero el ambiente es agradable. Me distraigo lo suficiente, tengo compañeros simpáticos que llenan mis pensamientos con sus conversaciones cotidianas.

  • Hey!… Inari, ¿te parece si salimos a andar en bici?
  • ¿Bici?… – tengo un compañero de trabajo tan entusiasta que siempre me invita a salir, a comer, es muy amable.

Me explica que bici es el diminutivo de bicicleta… Insiste en que salgamos y acepto, al final tengo que retomar todo lo que he tenido en pausa. Nos detenemos y nos sentamos en el pasto. Me pasa una botella con agua…

  • ¿Quiero preguntar por qué siempre estás triste? – suelta de la nada, tanto que me descoloca.
  • La chica que amaba murió… hace hace casi 2 años…
  • Oooh… lo lamento… ¿puedo decirte algo más?
  • Si, si…
  • ¿Te va bien salir con chicos? – Me mira y sonríe, entiendo la mitad de todo lo que me dice.
  • Emm…
  • Te encuentro atractivo. No es que me quiera casar contigo, pero me siento muy cómodo estando a tu lado y… por ejemplo ahora quiero tomar tu mano, abrazarte y sanar el dolor que sientes por la perdida de la chica que amas…
  • Yo…-empiezo a responder
  • Tranquilo, seamos amigos y si llegas a sentir algo por mí, si quieres darme una oportunidad, estará bien, sino también…

Se ríe y toma mi mano, vuelve a decir que estará para mi ahí, mientras paso por todo esto.

Aprieta mi mano con fuerza y nos quedamos en silencio. Las personas son extrañas y él lo es más todavía.

  • Eres agradable, pero por el momento sólo tomaré la oferta de la amistad…- quiero dejar las cosas claras, no es que no me gusten los chicos, pero estoy tan roto que no sé si quiero darme la oportunidad de amar o estar con alguien.
  • ¡Perfecto! Sin presiones, gracias por todo, por tomarte esto con tranquilidad, generalmente me gritan que no son maricones y varios de ellos después de tener relaciones conmigo– mientras hablas aún no suelta mi mano, me mira fijamente y agrega- ¿Quieres hablar de lo que pasó? ¿De lo que sientes?

Sin apartar la vista, siento como caen las lagrimas por mi rostro, se acerca a mi y me abraza, lloro desconsoladamente, como no lo hice antes, siento que una parte de mi está tranquila, me siento después de mucho tiempo… en paz.

FIN

¡No te puede gustar ÉL! Cap. XVI

Los días transcurren lento, sin problemas. Mi trabajo me distrae durante las horas de la mañana y en las tardes me dedica a las plantas del jardín en la casa donde vivo. Un hobby que no sabía que podía llegar a desarrollar, pero que me ha mantenido alejada del sentimiento de tristeza que me traje después del viaje.

Sólo una vez preguntaron por Inari, pero creo que les quedó claro que no era un tema que quisiera conversar, ni siquiera mencionar. Tampoco nos hemos escrito, sé por las noticias que sigue siendo tan popular como siempre, no hay nada nuevo en esto… O por lo menos eso creo…

Trabajando en la tienda, siento un ruido extraño y veo entrar dos hombres, altos e imponentes. Parece que buscan a alguien, así que me acerco a preguntar que necesitan.

  • ¿En qué puedo ayudar?
  • ¿Anaís? – asiento con mi cabeza…- Creo que deberíamos conversar…

Quedo un poco preocupada al verlos, siento que pasa algo y no puedo imaginar que, los invito a pasar a la oficina de mi jefa y cierro la tienda por unos minutos. Se sientan y uno de ellos me pasa un celular, para mostrarme un video subido a twitter, antes de reproducirlo, veo sus vistas, reposteos y es viral. Comienzo por preocuparme y al verlo y ver a Inari, entiendo que hizo algo que lo perjudica.

Ha declarado que está enamorado, que fue rechazado, pero que quiere intentar conquistar a la persona que ama… dejando todo de lado… Lo noto afectado, extraño… distante.

  • ¿Qué necesitan que haga? Esto ya se hizo más que viral… Ni siquiera sabía de esto…
  • Lo sabemos, y estamos acá para cuidarte, porque, seguramente, ya están averiguando quien es la chica que ha provocado todo esto. Claramente no estamos de acuerdo, intentamos detenerlo, pero acá estamos, salvando lo insalvable. Queremos saber si puedes ir a verlo.

Miro y comprendo su preocupación, pero recuerdo dejarle en claro que no hay nada que pueda hacer…

  • Es el último favor que te pedimos…

Acepto sin mas que agregar, porque sé que él sólo a mi me escuchará… viajo a penas puedo, y con la bendición eterna de mi jefa, pero siento que esto no irá bien, que hay algo malo…

Me recibe en el aeropuerto, no puede mirarme, no quiere mirarme… subimos al auto en silencio, hasta que decido hablar.

  • Inari, explícame qué pasó… que es todo esto.
  • No lo sé realmente, no espere que vinieras a mi… No quiero pensar que es una oportunidad, que me estás dando una esperanza a la cual aferrarme… pero…

El auto se detiene y nos bajamos, entonces se siente un sonido estruendoso que viene de un arma… No entiendo que está pasando, veo a una chica bajar la pistola, quien mierda ha recibido ese disparo… Veo como los guardaespaldas se abalanzan a ella…

¿Quién es el herido…? El ruido me envuelve y siento que todo gira a mi alrededor…

Fin Cap. XVI

¡No te puede gustar ÉL! Cap. XIII

Ha pasado medio año desde que todo se terminó con Jian, pocos saben de eso, ya que, intenté mantenerlo lo más privado posible.

A pesar de que me pidió que mantuviéramos contacto, he tratado de tener muy poca comunicación con él. Más que por el hecho de que me entristece la forma en la que lo nuestro se acabó, es porque es complicado para mí volver a ser sólo su amiga.

He cambiado también de trabajo y me he trasladado a una zona rural a vivir, trabajo atendiendo un minimarket, un rubro muy sencillo y tranquilo. Tampoco mantengo contacto con Inari, no por algo que haya pasado entre nosotros. Pero por temas de tiempo, simplemente dejamos de conversar.

Las personas de este lugar son amables y casi todas mayores. Fui muy bien recibida por todos con quienes he interactuado.

  • Señorita Anaís… un chico muy guapo la busca…- me grita la dueña del minimarket hacia la bodega, dónde estoy ordenando. Estoy llena de polvo y sucia.
  • ¿Cómo?

Entonces al salir lo veo, impecable, alto y sonriéndome… Me sacudo las manos en la ropa y arreglo un poco mi pelo.

  • ¿Tú por acá? ¿Cómo supiste dónde estaba?
  • Le pedí a mi agente que te buscara. Me tomé unas vacaciones y pensé en pasarlas contigo, bueno no todas, mi madre quiere que vaya a verla.

Se me acerca la dueña y me dice que puedo irme, que vaya con el chico guapo. Dice también que cree haberlo visto en algún lado.

  • ¿Quieres ir a mi casa y esperarme ahí? Terminaré mi trabajo en bodega y me voy.
  • Te ayudo, no quiero estar solo.

Lo miro y siento que hay algo que no sé. Puede que haya ocurrido alguna situación en estos últimos 6 meses que no lo he visto. Asiento y le indico que me siga, veo la sonrisa de la dueña.

Muy diligente me ayuda con todo lo que hay que hacer. Pero no habla mucho, contesta mis preguntas con monólogos. A pesar de sonreírme, siento lo triste que esta.

Terminamos el trabajo y nos vamos a mi casa. Arrendó un vehículo para movilizarse de la ciudad al pueblo donde estoy. Conversamos un poco en el camino y al entrar, deja su maleta y mira la casa. Muy antigua y con olor a anciano. Suspira profundo. Me acerco a él, me pongo enfrente y lo abrazo. Él simplemente me abraza devuelta y comienza a llorar. Su abrazo es fuerte y no me suelta. Sólo puedo decirle que está todo tranquilo y seguro en mi hogar.

Luego de un momento de suelta y sonríe mientras se seca las lágrimas.

  • Gracias…
  • Vamos a tomarnos un té y me cuentas que ha pasado en tu vida para que estés así.

Camina conmigo y mientras preparo el té mira el entorno.

  • ¿Vale la pena estar acá? ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué dejaste de contestar mis mensajes?
  • Ahora si quieres hablar… Siéntate y toma tu té, porque contestaré todo lo que quieras saber, y luego tú me dirás qué te pasa. – le contesto y sigo con lo que estaba haciendo mientas voy respondiendo sus consultas. – Terminé con Jian hace varios meses. Y si bien ya tenía ganas de cambiar de ambiente, ese fue el empujón que me faltaba. No tenía ganas de comentarle a nadie nada. Y realmente quería un ambiente más relajado que me hiciera sentir en paz. No le contesté a nadie, no sólo a ti… Porque no tenía ganas y porque, además, la señal no es de lo mejor… Mira tu celular. – Inari me hace caso y nota que por el momento no tiene nada de señal. – Tu turno.
  • Ok…

Comienza contándome que desde que me fui, no fue tan difícil ordenar su tema alimenticio porque ya tenía una rutina. Que todo había estado muy tranquilo y que sus fans no estaban tan intensas.

Hasta hace unos 3 meses atrás. Llegó a su apartamento y lo atacó una chica en evidente estado de euforia. Una fan que lo había estado persiguiendo varios meses. Estaba con un cuchillo amenazándolo y amenazando con quitarse la vida si Inari no le prestaba atención.

Si bien todo terminó, relativamente bien, él realmente estaba afectado, porque ni en su propia casa podía estar seguro.

  • Han sido meses estresantes. De mucho trabajo, poco sueño y con mucha paranoia. Entonces opté por tomarme un receso. En la agencia estuvieron de acuerdo. Coordinamos el tiempo, mis trabajos y posponer mi agenda por 1 mes. Cuando pensé en tranquilidad, yo…

Baja la vista y no dice nada más… me acerco y toco su hombro.

  • Puedes quedarte conmigo el tiempo que quieras. Pero estarás sólo porque…
  • Voy contigo a trabajar… realmente me pone nervioso estar completamente sólo.
  • Está bien, conversaré con la dueña.

Sonríe nuevamente mientras toma su té.

FIN CAP. 13

¡No te puede gustar ÉL! Cap. XII

El tiempo ha transcurrido a mucha velocidad… Me cuesta creer que ya llevo más de un año con Jian y también trabajando para Inari.

Este fin de semana, Jian y yo viajaremos donde sus familiares. Hemos pasado varios meses sin vernos, por su trabajo, pero ahora que ha vuelto hemos tratado de estar juntos el mayor tiempo posible, así que organizamos nuestras vidas para poder estar juntos.

Pero también él necesita ver a su familia, por lo que estaremos con ellos alrededor de 2 semanas.

  • No veo a tu familia desde que dijimos que estaríamos juntos.
  • Oohhh…
  • ¿Pasa algo?

Jian sonríe y toma mi mano. Noto que está extraño, pero no quiere decirme que es lo que le pasa. Beso su mano y para mi sorpresa me abraza. El viaje se torna silencioso. No sé realmente si esto terminará bien.

Llegamos y nos acomodamos en las piezas que nos han preparado para dormir. Separados.

Su padre parece molesto. Pero aun así es bastante cortés conmigo. Mientras paseo por su jardín escucho la conversación de Jian con sus padres.

  • Llevas saliendo con ella más de 1 año, ya casi 2, me preocupa que la veas como una opción seria.
  • ¿No pretenderás casarte con ella…?

Me alejo rápido, no quiero terminar de escuchar. No tengo pretensiones de casarme con él, pero creo que es mucho escuchar que no puedo ser su opción…

  • ¡Llegaron! – dice su hermana abrazándome.
  • Hace unas horas…
  • Que bueno, Jian siempre habla de ti, que está muy feliz contigo…

Miro a su hermana y sonrío. Ojalá sus padres pensaran así, tan libres de mente.

  • Ann, ¿vamos a comprar?

Jian aparece entre nosotras. Estira su mano y la tomo. Salimos, nuevamente en silencio.

  • ¿Crees que deberíamos terminar esta relación? – suelto sin aviso
  • ¿A qué viene eso? No me digas que…- su expresión cambia, parece aterrado.
  • Siempre te ha importado lo que digan tus padres…
  • No es sólo eso. Realmente te amo, sin embargo…Me gusta otra persona, la verdad es que también salgo con ella, no ha pasado nada, pero… – guarda silencio mientras mira el suelo.

Ese valde de agua fría no me lo esperaba. Quiero pensar que es una broma, aunque se que no lo es. Me siento mareada y comienzo a escuchar su voz a lo lejos, mientras mis ojos se inundan por las lágrimas y él intenta explicar lo inexplicable.

Fin Cap. XII

¡No te puede gustar ÉL! Cap. XI

El fin de semana que pasó en mi casa fue muy extraño pero tranquilo, las fans se fueron durante la madrugada. Pero volvieron al día siguiente. Sólo cuando llegó la fuerza policial se fueron y él pudo volver a su departamento. A pesar del estrés de esos días, su agente, mencionó que se veía más tranquilo que en otras ocasiones.

Cuando se lo mencioné Jian, no pareció molestarle, pero me dijo que tuviera mucho cuidado con sus fans, que se ponían muy intensas cuando se daban cuenta que había alguien cercano a él.

  • No sé si llamarme como alguien cercana a él. Pero tienes razón, debo cuidarme.
  • Imagina te agarran fuera de su apartamento y te increpan, no entenderán que sólo trabajas para él.

No había pensado en eso, pero Jian tiene razón, mi seguridad no está bien a su lado… quizás deba conversarlo con su agente. Y así lo hago cuando lo veo:

  • Necesito conversar contigo…
  • Dime…
  • Es sobre mi horario… por lo que pasó últimamente, considero prudente irme una hora antes… las fans de Inari han estado bien intensas últimamente…
  • ¿Sabes cuál es el motivo de eso?
  • No realmente…

Me mira y sonríe, duda si hablar, pero lo hace…

  • Hace un mes en una entrevista, como siempre, le consultaron sobre su estado sentimental… Y él sólo dijo que su corazón estaba ocupado pero que nunca tendrá una respuesta positiva. Las redes explotaron y empezaron a averiguar quién podría ser. Pero no tienen nada. Así que esperan a ver si consiguen descubrir su secreto.
  • En fin… se le ocurre hablar estupideces… Puedes irte apenas esté todo listo, entiendo tu preocupación…

Me retiro de la oficina, vuelvo a repetirme como muchas veces que no puedo creer que su vida sea así de complicada.

Realizo mis tareas y termino temprano. Dejo todo anotado para que no se equivoque y salgo del edificio. Ya hay chicas afuera, una de ellas se me acerca.

  • Hola… sabes, siempre te vemos salir de acá, ¿qué vienes hacer?
  • Hola… yo hago el aseo en algunos departamentos.

No espera que diga nada más y le grita al resto que no hay nada de que preocuparse “Que sólo hago el aseo” se aleja de mí y sigue esperando a Inari como el resto.

Camino a mi curso de idioma intensivo, pensado que este fin de semana podré alejarme de la toxicidad que emanan esas personas.

Fin Cap. XI

¡No te puede gustar ÉL! Cap. X

Primer fin de semana que no podré ver a Jian, primero de 3, me toca trabajar en casa de Inari. Horario completo, no tengo ganas de estar en mi casa… Pero los planes cambian de un momento a otro.

Estoy cocinando tranquilamente mientras Inari está fuera de casa… suena el teléfono y contesto.

  • ¿Puedes ir a tu casa ahora? Necesito tu dirección.
  • ¿Inari?
  • Por favor…

Se escucha complicado, le doy mi dirección y mi clave para entrar, le digo que avisaré en conserjería. Tomo lo necesario de su casa y salgo del edificio. Hay más fans que otros días y algunas intentan entrar al edificio. Escucho como murmuran el número de su departamento, pero no están seguras. Camino discretamente y tomo un taxi hacia mi departamento que queda a 1 hora del de él.

Llego a mi casa y lo veo durmiendo en mi sillón. Mi departamento es pequeño y simple, pero él parece cómodo.

  • Inari, despierta ¿qué pasó?
  • Aaaah… Llegaste…- dice bostezando – se filtró mi agenda, con horarios y la llegada a mi departamento. Me avisaron y necesitaba esconderme un momento. Fue una jornada agotadora…- continúa diciendo – trajiste de todo, eres maravillosa…
  • Supuse que te quedaras todo el fin de semana. Hay ropa de cambio para 3 días, comida y artículos de aseo. O sea, puedes quedar hoy y volver mañana a tu departamento.
  • ¿Tu novio no se molesta…?
  • Se lo contaré cuando conversemos, pero lo dudo.

Sonríe y me pregunta si puede darse un baño, le indico donde está el baño y le dejo para que se ponga cómodo…

  • Mi departamento es sencillo…yo espero que eso no te incomode.
  • No… yo sólo agradezco que me abras las puertas de tu hogar y me cuides.

Entra al baño antes de que pueda decir cualquier cosa. Pongo música y me pongo a cocinar. Aunque esté en mi casa aún tiene horarios que cumplir. Pasamos el día juntos en ese espacio… es entretenido estar con él.

  • ¿Te gusta este tipo de vida? – le pregunto mientras vemos tv
  • Si y no… me gusta lo que hago, pero tiene sus costos… Cómo hoy, las fans son intensas e invasivas… pero las entiendo… aunque no pueda tener una vida “tranquila”

Lo miro y se ve triste, cansado, pero aun así su sonrisa es dulce. Mi mira y toma mi mano.

  • Gracias.
  • ¿Por? No he hecho nada más que trabajar.
  • Eres una buena amiga. Podrías no haberme recibido, yo podría estar en un hotel esperando a que baje el hype, pero estoy acá, recibiendo un buen momento. Eso es impagable.

Se levanta y me da un beso en la mejilla mientras se dirige a la habitación de invitados donde acomodé sus cosas para que duerma. Cierra la puerta y me quedo en silencio pensado en lo que acaba de ocurrir.

Fin Cap. X

¡No te puede gustar ÉL! Cap. IX

Luego de dejar las condiciones de trabajo bien claras y precisas, comencé a trabajar con Inari. No conversamos mucho, ya que por el momento sólo veo su alimentación en casa dejando todo listo para cuando él vuelve.

Mientras ordeno todo, escucho la radio una canción… La voz es dulce y acogedora, me ayuda a concentrarme en lo que estoy haciendo…

  • No sabía que apreciabas la buena música – dice Inari, provocándome un buen susto.
  • ¿Sabes quién la canta?
  • No, sólo puse la radio…

Entonces baja el volumen y comienza a cantar… No puedo creerlo, cómo no reconocí su voz. Escucharlo en vivo es de otro planeta…

  • Woow, no puedo decirlo de otra manera… Suenas muy bien!!
  • Gracias…- su rostro se ruboriza y deja de cantar – Es extraño cantarle a sola a alguien…
  • Vamos, debes salir con muchas chicas o chicos y usar este tipo de encantos…
  • Desde que soy un personaje público, no tengo muchas salidas… No está en mi agenda y quienes se han acercado a mí, siempre es con una segunda intención.

Se sienta en el sofá, le sirvo un té y le comento que está todo listo para que cene y lo que debe comer mañana al desayuno. Mi mira y sonríe.

  • ¿Te parece si tomas el té conmigo? Siempre te marchas temprano, casi no conversamos y la verdad quiero tener una amistad contigo. Lo digo en serio…
  • Está bien… si somos amigos y no te pones estúpido, podremos llevarnos muy bien.

Se ríe muy fuerte y me sirvo un té para conversar un momento y hablar de la vida. Su actitud es diferente a cuando estábamos de viaje. Quizás se resignó a que podemos ser algo más y está bien.

Termino mi té y él sabe que me tengo que ir. Sabe mi horario y las tareas que hago luego de que se termina mi horario laboral.

  • Que te vaya bien Anaís.
  • ¡Gracias!

Tomo mis cosas y salgo del departamento. Hay un grupo de gente fuera del edificio. Chicas con carteles de amor hacia Inari. Me miran con recelo, pero yo sigo con mi camino. No miro hacia atrás, pero me da tristeza pensar que él vive eso cada día, que no puede tener una vida normal.

Perdida en mis pensamientos camino hacia mi curso intensivo del idioma. Suena mi teléfono. Es Jian, nos vemos cuando podemos, pero conversamos mucho por Line. Está trabajando fuera de la ciudad por 3 meses, con posibilidad que sean 6 meses, viaja entre semanas a verme y sino puede yo viajo. Eso tuve que transarlo en mi trabajo, nada complejo, pero me significa los viernes dejar la minuta y todo detallado para el fin de semana.

Jian no podrá venir a verme en 3 fines de semana seguidos y yo no podré viajar a verlo. Pero trabajo es trabajo, pienso.

Es un poco frustrante pensar es que tengo una relación que a veces es a distancia y que ya han pasado 6 meses desde que comenzamos. Él es un chico espectacular y su familia me trata muy bien, aunque aún les cuesta asumir que una extranjera está con su hijo. Su padre fue directo, no le desagrado, pero no es lo que esperaba para su hijo. Nada que hacer, trato de ser lo más correcta cuando estamos todos.

Además de eso, todo muy bien, aunque hoy después de hablar con él, he quedado con una sensación de tristeza infinita.

Fin cap. IX

¡No te puede gustar ÉL! Cap. VIII

Jian siempre puntual llega buscarme, debo tener el peor rostro de la vida porque luce preocupado.

  • ¿Estás bien? – me rodea con sus brazos y sólo me hundo en ese momento. Sé que todos están pendientes de este tipo de demostración de afecto, pero ya nada me importa.
  • No realmente… vino Wang…
  • ¿En serio? Se demoro un mes en buscarte, pensé que sería menos tiempo.
  • No es chistoso. Piensa que eres mi novio. Quiere ofrecerme un trabajo mejor pagado, a tiempo completo.

Vuelve abrazarme y besa mi frente, sonríe y me invita a caminar con él…

  • ¿Le dijiste que también estás prendada de él, que te atrae y que temes enamorarte de él?
  • Jajaja… no te cuento las cosas para que seas así. Rechacé la oferta. Tengo otros planes y lo sabes.

Caminamos mientras resolvemos la situación, Jian cree que el dinero no me vendría mal. Que debería aceptar…

  • Si él cree que soy tu novio y eso hará que te deje tranquila y que sólo sea trabajo, seamos novios…
  • No te haría eso… ser novios de mentiras, no, no… – mientras respondo, se acerca y sutilmente besa mis labios… me quedo estupefacta…
  • No de mentiras, real… un novio de verdad…Pensé que luego de conocernos durante un poco más de 7 meses habías notado que me gustas, eres mi amiga y todo eso… Pero no creo que este de más probar si esto funciona…

Jian es una persona grandiosa y hermosa… ¿está bien que acepte? Soy la peor persona del mundo si estoy tomando la opción que me ofrece…

  • No te diré que lo pienses… decide ahora… ¿probamos?

No estoy segura, la amistad es diferente a una relación… Jian tiene varias chicas tras él que ha rechazado en este tiem… oooh ahora ya sé porque las rechaza…

  • Prometes que, si no resulta, podremos seguir de amigos…
  • Si, no hay problema con eso. Aunque no pensé que te lo diría así… en esta situación en que otro chico también te quiere con él…Pero si no es ahora… ¿Cuándo?

Sonrío y lo abrazo, está bien si probamos y resulta…

  • Pero no aceptaré el trabajo, no quiero. – sonríe y me besa, es extraño, pero se siente bien.
  • Tienes un novio que te cuidará de las garras del actor famoso, volverá por ti en una semana, establece tus condiciones. Que si vas a trabajar para él que sea bajo lo que tu requieres.
  • No tienes miedo…
  • ¿De qué? ¿Qué me dejes y te enamores de él? ¿Qué me puedas engañar?
  • No realmente, no hay nada de ti que me cause desconfianza… ¿de él? Todo… pero en tu vida real, siempre estoy yo… él puede querer ser parte de tu vida, pero no podrá…
  • Vamos a mi departamento y pensemos en los términos… Pero esperaré a que vengan de nuevo por mi…

Caminamos de la mano, mientras conversamos de la vida… Se siente bien volver a tener una relación… se siente bien que tu pareja sea una persona que es tu amigo… Alguien real con una vida en calma y no acelerada…

Fin Cap. 8

¡No te puede gustar ÉL! Cap. VII

El silencio aumenta, la tensión se siente…

  • ¿Qué quieres?, mientras más corta esta conversación más pronto podré volver a mi trabajo.
  • Ahhh… verdad que tienes una cita más tarde…
  • No seas odioso, di lo que tengas que decir y cortemos esto.
  • Me dijiste que podríamos ser amigos y me bloqueaste, no contestaste ninguna de mis llamadas… Tienes novio y tampoco lo mencionaste, pasamos seis meses juntos, compartimos y luego nada. – su tono de voz era bajo y molesto, tenía los ojos vidriosos como si fuera a romper a llorar. – Pero no vengo a hacer todo este reclamo. Vengo a ofrecerte un trabajo a tiempo completo, mejor remunerado. Tu jefe dijo que dependía de ti.
  • No, estoy bien acá, gracias.
  • No sabes de términos, del dinero… ¿por qué me dices que no?

Que ser más terco el que tengo enfrente. Lo miro a los ojos y comienzo a hablar, sobre lo que quiero hacer, porque no quiero su oferta laboral, que me entienda y me deje en paz.

  • Es que… en serio te necesito, eres la única tan profesional en todo. Quienes han postulado al trabajo quieren acercase a mi porque soy famoso.
  • Es triste… pero no sacrificaré mi vida por estar contigo. Sigue buscando. Porque… si viniste pensando que aceptaría sin más… no me conoces.

Se acerca lo suficiente para sentir su aroma… toma mis manos y agrega:

  • Te doy una semana. Piénsalo y porque no, convérsalo con tu novio.
  • Jajaja… no dudes que le diré… – me levanto y me dirijo a mi oficina, mientras abro la puerta él dice:
  • ¿Realmente es tu novio?

Me giro completa y lo miro:

  • Me tienes harta, mi vida personal no es de tu incumbencia, si Jian es mi novio o no, que deje de importarte. Si quieres que trabaje contigo separa las cosas porque amigos nunca seremos, lo que sucedió fue porque estábamos solos, perdidos en la nada. Basta de este show, puedes tener a cualquiera así que déjame en paz.

Con la poca calma que me queda me voy y me encuentro de frente con mi jefe y el agente.

  • Que ambos sepan que no quiero el trabajo que se me ofrece. Que si mi jefe, me despide, buscaré otro empleo, pero no trabajare para Wang, no quiero una semana para pensarlo.

Ambos hombres me miran asustados, mis compañeros de oficina “trabajan” pero están pendientes de la conversación. Entro a mi oficina, totalmente frustrada por perder el control.

La puerta de mi oficina se abre lentamente, es el agente de Inari…

  • Vengo a disculparme, si Wang hizo algo que la incomodó, lo siento.
  • No hay problema, puede retirarse, tengo trabajo que hacer…
  • Quiero decirle algo más… si me permite…
  • Ya estás aquí, puedes decirme…

Me cuenta lo mismo que Inari, gente poco profesional, buscando polémicas. Eso ha descuidado su salud. Realmente confían en mí y quien propuso la idea de ofrecerme un empleo, para mi sorpresa fue él y no Inari.

  • No sé que te dijo para que te molestaras de esa manera. Él no quería venir, no quería ofrecerte el trabajo. Pero eres la mejor…
  • Gracias, pero no es necesario que continúes. Habla con mi jefe, tengo compañeras que harán una excelente tarea… Yo paso…

Se retira en silencio, cierra mi puerta y yo agarro mi cabeza, basta de esto por favor… no haré un drama de esta situación… Jian llega en unas horas… él sabrá que decirme…

Fin Cap. 7

¡No te puede gustar ÉL! Cap. VI

Ha pasado ya un mes de mi trabajo, no he tenido noticias de Inari, no directamente, pero es tan popular que lo veo en todos lados, en comerciales, programas, shows, etc. ¿Cómo vive así? ¿Cómo tiene una vida personal si todo es trabajo?

Mientras él tiene esa vida acelerada, yo he conocido más gente y he hecho una amistad muy fuerte con Jian, comparto mucho tiempo y siempre estamos para el otro. Tanto así, que conocí a su familia, quienes pensaron que era la novia extranjera.

Perdida en mis pensamientos, siento que mi jefe aparece en mi oficina de la nada.

  • Arregla todo que vienen para acá – está muy acelerado y me costó entender que decía. No pregunté nada e hice lo que me pedía. Al terminar la tarea, me acerqué a él…
  • Jefe, ¿quién viene?
  • El agente de Inari Wang y él mismo.

Me quise morir, insisto que mi vida es peor que los k-dramas. Estoy nerviosa, no quiero dar explicaciones, respiro profundo y pienso en actuar normal. Al final la reunión es con mi jefe y no conmigo. Pregunto si necesita algo más, pero ya no hay nada más que realizar, mis compañeras se harán cargo de todo. Así que vuelvo a mi oficina y cierro la puerta.

Siento como todos están acelerados, veo el auto llegar y la aglomeración de gente afuera de la compañía. Todo es silencio en la oficina. Hasta que veo que el Jefe se encierra en la oficina con ambos. Continuo con mis deberes hasta que se abre la puerta, sin quitar la mirada de mi computador digo:

  • Jefe, ¿necesita algo? – hay un silencio extraño, levanto la mirada y veo al agente de Inari.
  • Buen día, ¿puedo ayudarlo?
  • En la oficina continua te espera Inari. Tienes que ir.

Sin reclamar me levanto y me dirijo donde me indico. Entro sin decir nada y me siento en el sofá, odio a mi jefe que permite que esto pase… mientras pienso que mi odio crece, suena mi celular. Contesto sin pensarlo dos veces.

  • Jian, hola, si, si, pasa por mí hoy y salimos. – con Jian hablo en español – Salgo a las…
  • ¿Hablas en español con tu novio? – El tono de voz de Inari era totalmente inexpresivo. Por primera vez lo miro luego de un mes. Luce delgado, con ojeras marcadas.
  • Cuéntame qué necesitas…

Se sienta en el sofá y me indica que me siente a su lado… no deseo estar a solas con él. Quiero correr y liberarme de esta situación incómoda.

  • Conversemos un momento… eso hacen los amigos, ¿no?

Fin Cap.6